• Home
  • /
  • Blog
  • /
  • COACH
  • /
  • Mi hijo tiene Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Quiero que los padres, entrenadores y árbitros entiendan este trastorno

Mi hijo tiene Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Quiero que los padres, entrenadores y árbitros entiendan este trastorno

Mi hijo tiene Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Quiero que los padres, entrenadores y árbitros entiendan este trastorno

Si usted es padre o entrenador de un niño con Trastorno por déficit de atención con hiperactividad y le gustaría unirse a un grupo de trabajo de la Asociación de Padres de Fútbol para desarrollar una Guía de Mejores Prácticas para Entrenadores de Niños con Trastorno por déficit de atención con hiperactividad basada en sus experiencias personales, envíe un correo electrónico a Skye@SoccerParenting.com .  

Mi hijo, portero, que entonces tenía 9 años, había completado su primer año de fútbol. Había tenido una temporada irregular, a veces sobresaliente, a veces mal. Buscábamos cambiar de entrenador, con la esperanza de encontrar a alguien que pudiera sacarle un poco más de consistencia, por lo que lo llevamos a las pruebas en un club local más grande con tres equipos para su grupo de edad.

Asistió a tres prácticas con el nuevo club, y el entrenador se había entusiasmado con él, diciéndonos que definitivamente tenía un lugar para mi hijo, tal vez incluso en el equipo de élite plateado. En los entrenamientos se apresuraba, era agresivo, dominaba y mostraba una alta capacidad técnica para su edad. Pero luego, el entrenador le pidió que asistiera a un partido de futbolEl entró con mucho entusiasmo, pero cuando estaba en el campo jugó de manera dubitativa y tímida. Dejó caer varias pelotas fáciles. No pudo salir en el uno contra uno. Y parecía obsesionado con hacer solo una cosa que su entrenador de porteros le había inculcado recientemente: colocar el ángulo correcto contra el atacante y tomar un poco de espacio. Estaba tan concentrado en hacer una sola cosa que se olvidaba de hacer otras cosas como mirar el balón o gritar sus órdenes habituales de portero a sus compañeros. Después del partido, el entrenador nos agradeció por haber asistido, pero dijo que no podía usar a mi hijo mas.

Mi hijo estaba actuando bien académicamente y la escuela nunca había sugerido que pudiera tener una discapacidad de aprendizaje. Las tareas eran un poco difíciles, y habíamos llegado a considerarlo como un “vago” cuando se trataba de actividades académicas, a pesar de que tenía una mente curiosa y pasaba por períodos en los que estudiaba intensamente una materia que le gustaba, ya fuera el Titanic o la gravedad. Pero la inconsistencia en su rendimiento deportivo, junto con lo que sucedió en la prueba de ese día, nos hizo pensar: ¿tal vez algo está pasando con él? Había leído un artículo sobre el Trastorno por déficit de atención con hiperactividad y comencé a preguntarme: incluso si le va bien en la escuela, ¿podría tener Trastorno por déficit de atención con hiperactividad? Lo llevamos a ver a un terapeuta y, finalmente, le hicimos una prueba, y los resultados mostraron que sí, de hecho, tenía Trastorno por déficit de atención con hiperactividad

 

¿Que es Trastorno por déficit de atención con hiperactividad?

El TDAH, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, se clasifica como un “trastorno mental” en el que una persona tiene dificultad para prestar atención, actividad y / o comportamientos excesivos sin tener en cuenta las consecuencias. Los médicos y científicos aún no están seguros de la causa del TDAH (en muchos sentidos aún vivimos en la Edad Media de los trastornos psicológicos), pero se cree que está relacionado con una deficiencia de ciertas sustancias químicas en el cerebro, sobre todo la dopamina. Los Centros para el Control de Enfermedades han declarado que hasta el 11 por ciento de los niños estadounidenses tienen TDAH, pero ese porcentaje ha fluctuado dependiendo de cómo se encuesta el tema y la rigurosidad de los criterios, aunque hay algunos profesionales que también creen que la condición (siendo un espectro que va desde los casos límite hasta el TDAH severo) está tremendamente infra diagnosticado

El TDAH se diagnostica aproximadamente dos veces más en los niños que en las niñas, quizás debido a la tendencia de los niños a exhibir más fácilmente los síntomas hiperactivos del TDAH. Pero no todos los niños con TDAH son impulsivos, tienen problemas de conducta o están fuera de control. Algunos niños con TDAH pueden ser soñadores tranquilos, los síntomas del TDAH varían de persona a persona y no todos los síntomas aparecen en todas las personas con TDAH. Pero independientemente, los síntomas del TDAH pueden tener un impacto real no solo en las actividades académicas de un niño, sino también en su capacidad para practicar deportes como el fútbol y para alcanzar su máximo potencial. 

Dificultad para prestar atención

En el corazón del TDAH se encuentra la dificultad para lograr la concentración, por lo que el TDAH solía conocerse simplemente como “Trastorno por déficit de atención” o “ADD”. Un niño con TDAH puede parecer que no está escuchando las instrucciones de un entrenador, puede necesitar que se le repitan las instrucciones varias veces, o puede que los entrenadores o instructores le griten por no seguir las instrucciones. Mientras que los otros jugadores intentan marcar un gol, un niño con TDAH puede ver una mariposa (algunos de ellos tienen habilidades asombrosas para ver cosas aleatorias que las personas neurotípicas pueden pasar por alto) y dejar de concentrarse en el juego. A veces, un niño, a pesar de que manifiesta amar el fútbol, puede parecer aburrido durante la práctica o durante un partido, porque no puede concentrarse en la tarea que tiene entre manos. Debido a la falta de atención, algunos niños con TDAH pueden ser etiquetados como “soñadores despiertos” como resultado.

En la enseñanza escolar o deportiva, esto significa que no toda la información que se le está enseñando al alumno la recibe el cerebro y la procesa correctamente, que es donde entran las dificultades de aprendizaje. Como resultado, un entrenador puede irritarse con un niño que tiene TDAH por no prestar atención, interrupción de la práctica debido a no seguir las instrucciones y / o falta de mejora técnica después de recibir la instrucción del entrenador.

 

Aunque es difícil de probar, algunos han sugerido que una parte de los niños con TDAH pueden lograr un “hiperconcentrado“, un período de concentración intensa en un tema o actividad que les interesa (a veces en detrimento de otras cosas que los rodean, y a veces rozando la obsesión). Se especula que este “hiperconcentrado” puede deberse al impacto de la dopamina, de lo contrario, las personas con TDAH con deficiencia de dopamina lo obtienen a través de la actividad. Es por eso que los niños que tienen TDAH pueden ser estereotípicamente capaces de jugar videojuegos durante horas, pero sufren cuando llega el momento de sentarse y hacer la tarea. Algunos atletas famosos, sobre todo Michael Jordan y Michael Phelps, han podido alcanzar los niveles más altos de sus deportes debido, en parte, a su capacidad de hiperconcentrarse en su pasión. Pero no todos los niños con TDAH pueden obtener hiperconcentración, y para alguno de ellos puede ser que solo lo desarrollen cuando maduren y crezcan.

 

Hiperactividad

Otro de los síntomas principales del TDAH es la hiperactividad. Un niño hiperactivo puede, por ejemplo, no ser capaz de quedarse quieto, perder la paciencia, inquietarse o interrumpir a los entrenadores y otros adultos cuando dichos adultos están hablando. Un niño hiperactivo con TDAH puede tener problemas para esperar su turno, y los ejercicios (como los de tiro) en los que se espera que el niño se ponga en línea y espere su turno pueden ser difíciles para ese niño. Los niños con el síntoma hiperactivo del TDAH se describen como “en constante movimiento” y esa energía a veces puede ser una ventaja en el campo de fútbol, siempre que se pueda mantener la atención del niño.

Los niños hiperactivos también pueden tender a ser impulsivos y actuar sin miedo. Este aspecto es un arma de doble filo en el campo de fútbol. Es genial cuando hace que el portero salga en el uno contra uno y haga una parada fantástica, deteniendo un gol que de otra manera sería inevitable, o cuando un delantero salta sobre una pelota para disparar y anotar. Es problemático cuando hace que un defensor ponga en peligro a otro jugador con una falta imprudente, o si un jugador atacante hace una jugada arriesgada que termina costando el partido al equipo. Un jugador atacante hiperactivo, en particular, puede ser desafiado por los entrenadores y los padres por ser un “acaparador de pelotas”, tratando de vencer al defensor en un uno contra uno en vez del jugador buscar el pase creativo, o por realizar un tiro imposible, en vez de buscar la salida abierta, que es lo correcto.

Y a pesar de que la palabra “hiperactividad” es parte del trastorno por déficit de atención con hiperactividad, no todos los niños exhiben el rasgo hiperactivo del trastorno. Algunos simplemente están distraídos en gran medida y la hiperactividad tiende a ser más notoria en los niños. La hiperactividad también es lo que lleva a que algunos niños con TDAH sean etiquetados como problemáticos dentro clases, o que sean separados de los equipos debido a problemas de comportamiento.

 

Memoria

Otro síntoma que presentan los niños con TDAH, aunque no es uno de los criterios que se utilizan para diagnosticar si un niño tiene TDAH, es un problema de memoria. Quizás debido a la falta de atención, un niño con TDAH puede tardar más en trasladar algo que aprendió en la memoria a largo plazo. Si bien un jugador de fútbol neurotípico puede necesitar solo unas pocas sesiones de práctica para aprender un nuevo movimiento de habilidad que ha enseñado un entrenador, un niño con TDAH puede tardar más en aprender la habilidad, o incluso parecer que lo sabe realizar al final de la práctica, pero luego olvidarlo por completo al día siguiente y por consiguiente el jugador tiene que aprenderlo desde cero. Un maestro o entrenador que no entienda por lo que está pasando el niño puede irritarse con el jugador por su falta de progreso y puede etiquetar al niño como “lento” o “estúpido”, aunque el niño de otra manera podría tener un coeficiente intelectual alto.

Otro problema de memoria que presentan muchas personas con TDAH es un problema con la memoria de trabajo. La memoria de trabajo es la parte de la mente responsable de la memoria a corto plazo, que contiene las diversas facetas que necesitamos recordar para completar una tarea inmediata. La memoria de trabajo de una persona que tiene TDAH es más pequeña y contiene menos que la de una persona neurotípica. El ejemplo clásico de esto es la forma en que los niños con TDAH se enfrentan a los problemas matemáticos de palabras de varias partes: cuando llegan a la tercera parte del problema de matemáticas, se han olvidado de los hechos expuestos en la primera parte. Para el fútbol, esto significa que el niño o la niña pueden tener dificultades con ejercicios que tienen múltiples partes o que implican una larga serie de instrucciones antes de que comience el ejercicio.

Finalmente, la persona con TDAH también puede experimentar problemas con la recuperación de la memoria. Puede haber un hecho o una habilidad que hayan sabido de memoria desde siempre y que hayan funcionado bien en repetidas ocasiones, pero debido al ruido en sus cabezas, no pueden recuperarlo cuando se les pide que lo hagan. Un entrenador puede irritarse si el jugador, por ejemplo, no puede explicar la regla del fuera de juego o no recuerda dónde juega un compañero de equipo cuando se le pregunta. La información está ahí, pero el jugador se queda en blanco y no puede recuperarla.

Motivación y gestión del tiempo

Una persona con TDAH también puede presentar problemas con lo que ellos llaman “función ejecutiva”. Por ejemplo, debido a sus problemas con la autorregulación, podría ser difícil sacar de la cama a un jugador de fútbol con TDAH y prepararlo para un partido en la mañana. Puede

 

parecer que tienen dificultades con la motivación no queriendo practicar o hacer un trabajo adicional, a pesar de que dicen que les encanta el fútbol y no quieren cambiar a realizar otra actividad. Es posible que les lleve un tiempo realizar un ejercicio en particular, y una vez que finalmente lo consigan y lo entiendan, esto puede ser irritante para ellos, por lo que pueden detenerse y pasar a otras cosas. Puede parecer que carecen de un reloj interno, que llegan tarde a la práctica con regularidad o que tienen un mal sentido de la gestión del tiempo durante un partido (apresurarse cuando deberían estar estancados o estancados cuando deberían apresurarse). Para una persona que tiene TDAH, un minuto puede parecer una hora, o una hora puede parecer un minuto.

Los niños con TDAH a veces son etiquetados como “vagos”. Pero es importante que los entrenadores y los padres se den cuenta de que no es que el niño esté desmotivado. De hecho, el niño puede estar profundamente apasionado por su deporte, pero debido al TDAH, le resulta difícil comenzar y comprometerse. El niño puede percibir que comenzar una tarea es como escalar una montaña imposible, cuando en realidad es solo una serie de pequeñas colinas que el niño solo necesita para comenzar a caminar.

Regulación emocional

Un síntoma que a menudo se presenta en el amplio espectro del TDAH y que no se comenta con mucha frecuencia es que las personas con TDAH pueden tener problemas con la regulación emocional. La parte lógica de sus cerebros puede tener dificultades para controlar las emociones primitivas, como el miedo y la ira. Como resultado, el niño, cuando se siente frustrado, puede tener su enfado de cero a sesenta, y una vez que alcanza ese nivel, tiene problemas para calmarse y controlar la emoción. Esto puede resultar en rabietas, colapsos o peleas en el campo de fútbol. Por ejemplo, la mayoría de los niños se sienten mal después de perder un partido, pero el niño con TDAH puede enfurecerse después de una derrota en un juego cuando sus compañeros de equipo lo superan rápidamente y ya están pensando en la merienda posterior al juego. Un portero con TDAH que por lo demás tuvo un buen rendimiento, pero dejó entrar uno o dos goles, podría romper a llorar después del partido por decepcionar a sus compañeros. O si otro jugador comete una falta, el niño con TDAH podría reaccionar inesperadamente con violencia, ganándose una tarjeta roja en el proceso.

Los problemas con la regulación emocional pueden desencadenar en otros problemas posteriores para el niño con TDAH. Por ejemplo, los jugadores pueden parecer unos años menos maduros que sus compañeros de equipo, como un niño de diez años que parece actuar más como un niño de ocho. La falta de madurez y capacidad para controlarse a sí mismos puede hacer que sea más difícil hacer amigos e interactuar con compañeros de equipo. Y en casos extremos, los niños con TDAH pueden desarrollar un trastorno de oposición desafiante: una condición en la que el niño se enoja cuando una persona con autoridad lo restringe, ya sea un padre, un maestro, un entrenador o un árbitro. Algunos niños también pueden desarrollar síntomas de depresión, particularmente si sus afecciones no se diagnostican y / o no se tratan durante un período de tiempo.

 

En algunos atletas, los aspectos emocionales del TDAH pueden manifestarse de manera positiva, como si el atleta es particularmente agresivo bajo presión o si el atleta tiene un fuerte deseo de competir y ganar. Pero en otros, particularmente aquellos en los que sus frustraciones se acumulan con el tiempo, el TDAH puede hacer perder la confianza en sí mismo y ser un obstáculo en el camino del atleta hacia el logro.

 

Ansiedad

Estrechamente relacionado con los problemas de regulación emocional, alrededor de 1/3 de los niños con TDAH experimentan síntomas de ansiedad. Los especialistas no están seguros de si las condiciones están conectadas (tal vez debido a la falta de regulación emocional como resultado del TDAH, o tal vez por las frustraciones repetidas que ha experimentado la persona con TDAH), o si tal vez simplemente tienden a coexistir simultáneamente. Una persona con ansiedad sentirá por mucho tiempo sentimientos de miedo y preocupación, quizás desproporcionados con la situación. Y si el jugador con TDAH se concentra en esos sentimientos de miedo y preocupación, debido a que ya tiene problemas para concentrarse, el atleta no se concentrará en el campo de fútbol. Sobre mi propio hijo, el realmente sufre con el miedo de decepcionar a todos (yo, sus compañeros de equipo, sus entrenadores, él mismo).

 

El TDAH es una condición real

No soy médico y este articulo no pretende ser una guía completa para diagnosticar el TDAH. Si sospecha que su hijo tiene TDAH, le recomiendo que discuta el asunto con su pediatra. Solo puedo compartir con ustedes lo que he aprendido como padre a lo largo del camino, tratando de ayudar a un niño que fue incomprendido por los entrenadores y maestros, y habiendo hablado con varios especialistas, asistido a numerosos seminarios y leído un montón de libros, así fue como comencé nuestra locura de viaje, a veces frustrante, pero siempre fascinante.

El TDAH es una condición a la que otras personas a veces reaccionan con escepticismo o malentendidos debido a la falta de información. A veces, lo que escuchará es que el niño está desenfocado, se porta mal o se emociona debido a la educacion de los padres. Puedo asegurarles, habiendo emprendido el viaje que hemos hecho, que tales suposiciones son completamente erróneas.

El TDAH es algo real. Soy una madre relativamente estricta que impuso la disciplina y se aseguró de que mi hincara los codos en su educacion académica. A pesar de eso, no hizo que el TDAH desapareciera. Hay algo muy real en mi hijo que se diferencia de la forma en que los niños neurotípicos procesan la información y, como podía desempeñarse en la escuela, se ocultó durante mucho tiempo. En el fondo de nuestras entrañas, sabíamos que algo era diferente … pero simplemente no podíamos señalarlo. Incluso podría ser que su cerebro con TDAH sea exactamente como se supone que debe ser. ¿Quizás los primeros humanos con TDAH fueron los que pudieron ver a un lobo amenazando a la partida de caza, o quizas quienes se obsesionaron con reproducir el fuego ¿Quizás sea el mundo moderno, con sus regulaciones, horarios, torneos y exigencias académicas el que debería adaptarse a él, y no al revés? Sí lo se, pero uno puede soñar.

Tener TDAH no significa automáticamente que un niño no pueda jugar en deportes organizados o que esté destinado al fracaso. De hecho, hay muchos atletas notables con TDAH que han avanzado a los niveles más altos de sus deportes, y algunos aspectos del TDAH podrían incluso mejorar el rendimiento de un atleta. Pero si un atleta tiene TDAH, está prácticamente garantizado que encontrará, en algún punto del camino, desafíos en su carrera deportiva, particularmente si la condición pasa desapercibida o no se aborda, y particularmente en un deporte como el fútbol, donde los errores de los jugadores son castigados con un castigo con una asombrosa ferocidad.

Espero que esta información sea útil para los padres, entrenadores y árbitros que quizás no entiendan cuál es esta condición y cómo puede afectar a los atletas. En artículos futuros, espero explorar lo que podríamos hacer para ayudar a los niños con TDAH que están enamorados de este hermoso juego.

Si usted es padre o entrenador de un niño con TDAH y le gustaría unirse a un grupo de trabajo de la Asociación de Padres de Fútbol para desarrollar una Guía de las Mejores Prácticas para Entrenadores de Niños con TDAH basada en sus experiencias personales, envíe un correo electrónico a  Skye@SoccerParenting.com .

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Related Posts

Yesenia Torpoco


Yesenia Torpoco is the proud soccer mom of a goalkeeper, and AYSO and club soccer referee.

>